Punta Lourde-Rocheblave (3.104 mts.)

Punta Lourde-Rocheblave (3.104 mts.)
25 de Julio del 2008

20 septiembre 2013

Passos de sa Paella i des Ermitans

Por fin he regresado (9 de Septiembre) a la montaña después de mi infarto. He vuelto a gozar del tacto de las rocas, del olor de la tierra, y de la estética decadente de nuestros bellos encinares. Y a esta inolvidable jornada de montaña, me han acompañado mi hijo David y su esposa Eulalia. ---------------------------------------------------------------------
Podemos dejar los coches en el aparcamiento de la antigua Ca Madó Pilla (hoy Hotel “El Encinar”) en el kilómetro 68,5, más o menos, de la Ma-10 de Valldemossa a Deià. Cruzamos la carretera, y justo en frente, vamos por un camino hacia la derecha. Pasamos por cualquiera de sus lados, una barrera que vemos allá mismo, y vamos a la izquierda. En el primer cruce (04’) tomamos a la derecha (de frente iríamos al Mirador des Tudons). En un segundo cruce (02’) también vamos a la derecha, subiendo siempre en dirección Sudoeste por la ancha y fea pista. A los 05’ llegamos a una espaciosa explanada, especie de amplio collado, y tenemos que girar a la izquierda, no seguir de frente. A partir de aquí ya no ha sido destruido el antiguo y bonito camino, por el cual seguimos ascendiendo. En 07’ alcanzamos la rejilla que cierra la plazoleta de la Ermita de sa Trinitat, y hemos de girar casi 180º a la izquierda, para dirigirnos a Es Bufador (bancos y mesa de piedra, 02’). Por encima del mismo arranca, Noreste, el camino que lleva a Ses Ermites Velles y que hemos de tomar. Se trata de un hermoso y antiguo camino de herradura colgado, a tramos, sobre el desnivel de su izquierda. Pero hemos de estar muy atentos, pues en unos 05’ lo hemos de dejar por la derecha, para ascender Sudoeste, por otro camino de herradura más estrecho, algo estropeado, a ratos muy aéreo, y siempre precioso. En 06’ pasaremos sobre una sitja. Y, en 02’ más, al cruzar una especie de espolón, hemos de girar totalmente a la izquierda. Ascendemos luego con tendencia derecha, por entre rocas y encinas y, a los 06’, hemos de dejar a la izquierda una primera sitja y dos barraques. El sendero sigue ascendiendo Sur. Suroeste, pero si lo abandonamos momentáneamente y nos dirigimos a los acantilados que nos quedan a la derecha, disfrutaremos de un fantástico mirador natural, sobre toda la zona de la Ermita de la Trinitat o de Valldemossa.
Retrocedemos al sendero y seguimos subiendo por el mismo. En 02’ dejaremos una segunda sitja, también a la izquierda. Y en 02’ más, alcanzaremos una tercera sitja con una gran roca encima. Atentos en este punto, pues hemos de girar a la izquierda, Este, para ascender duro por una ancha canal de tierra y encinas. Pero atención de nuevo, porque en unos 07’, hemos de abandonar la canal por la izquierda, para dirigirnos hacia un colladito de rocas, que se adivina entre las encinas. En las rocas del colladito, algún elemento asilvestrado, ha estampada unas enormes y grolleres pintadas que rezan: Pas S’Ermita una, y Paella otra. Siguiendo la dirección de la segunda, seguramente se puede atajar hacia el Pas de sa Paella. Pero nosotros preferimos seguir la “ruta de siempre”, para rememorar el itinerario que, hace años, llevó a Manel Osuna a redescubrir el Paso, que él bautizó o rebautizó como de sa Paella. Así que cruzamos el colladito, y seguimos el sendero que faldea Noreste entre rocas y encinas. A los 06’ una arista rocosa nos cierra el paso, de manera que descendemos un poco a la izquierda, para salvarla por su extremo inferior. Muy pronto (02’) nos topamos con una rosseguera, subimos un poco y la atravesamos hacia la izquierda, saliendo de ella un poco por encima de una sitja (02’). En otro 02’ hemos de dar, un poco más arriba a nuestra derecha (hito en el tronco de una encina) con restos de un viejo camino que, tras un zigzag, desaparecen. Casi enseguida (02’) hemos de subir, diagonal derecha, a salvar un espolón rocoso (hito de una sola piedra grande). Y en 03’ ¡¡mucho ojo!! cuando veamos un gran hito encima de una roca a la derecha, hemos de girar totalmente en esa dirección, Sur. Suroeste, dejando en frente el sendero que se dirige al Pas des Ermitans, por el que regresaremos en un par de horas. Entre rocas y encinas subimos Sur. Suroeste, y pronto encontraremos algún hito (muchos no hay) mientras se va definiendo una ancha cornisa. En algún momento tendremos que poner las manos, pero nada complicado. A los 10’ la cornisa se despeja y se ensancha, y podemos gozar de magníficas vistas sobre Ca Madó Pilla y la Torre de Son Galcerán. Nos volvemos a meter entre encinas y rocas, hasta que, al final de una rosseguera (14’) unos hitos nos indican que hemos de seguir subiendo, pero girando claramente a la izquierda. A los 09’/10’ alcanzamos un rincón a los pies de los acantilados. En el mismo, las ramas de una encina nos ayudan a subirnos a una nueva cornisa hacia la derecha. Estamos en el inicio del Pas de sa Paella. El primer tramo es de tierra y hojarasca, bastante resbaladizo (podemos poner una cuerda, pero no es estrictamente necesaria). Unos metros más arriba la cosa se complica. El terreno gana verticalidad y la roca es muy lisa, carente de presas de tamaño. Es mejor ascender por la derecha, más cerca del vacío, aunque para los que sufran de vértigo no será fácil. En cualquier caso, a la izquierda, ya aparece el cable de acero con la paella que colocó Manel Osuna en su día, al cual podemos agarrarnos para progresar. Si tenemos serenidad para fijarnos, veremos viejos clavos en forma de puente, que nos indican que este Paso ya era transitado en el pasado. El último tramo del mismo es realmente estrecho y aéreo, pero contamos con el cable como pasamanos. Antes de alcanzar la carena, ya muy cerca del Camí de s’Arxiduc, aún tendremos que enfrentarnos a una grimpada, que es mejor acometer algo a la derecha, y no pegados a las rocas de nuestra izquierda. Es difícil calcular el tiempo que lleva salvar el Paso, depende mucho de la agilidad de los componentes de la cordada, pero serán unos 30’ aproximadamente.
Ya en el Camí de s’Arxiduc vamos a la izquierda (Este). Sobrepasamos la cima de la Talaia Vella, en la que hay un hito geodésico y, en unos 08’, veremos un gran hito en el camino. Por la izquierda iremos luego al Pas de Ermitans. Pero nosotros, ahora, fuimos por la derecha hasta la Caseta Refugi (03’) que mandó construir el Archiduque (puede que el primer refugio de montaña de España) ya que Eulalia no la conocía, y David y yo, aún no la habíamos visto desde que la restauraron. Regresamos al gran hito (03’) y ahora tomamos a la derecha (Norte) - ignorando más a la derecha (Este) un camino con una sitja – y comenzamos a descender por un bonito camino de herradura. Dicho camino desciende en lazadas por el encinar. Cuando llega al borde de los acantilados (20’/22’) gira a la izquierda. Enseguida pasamos sobre una sitja (02’) y seguimos en la misma dirección, salvando unos pinos caídos y dejando la barraca a la derecha. En 03’, unos metros antes de llegar a otra sitja construida sobre un bancal ¡¡atentos!! hemos de bajar a la derecha. Siguiendo algunos hitos con tendencia a la izquierda, Oeste, en aproximadamente unos 10’, llegaremos a un pequeño rincón de rocas y encinas, que identificaremos muy bien, porque ya vemos la primera cuerda instalada del Pas des Ermitans. Descendemos derecha, Noreste, siguiendo la cuerda. El primer tramo de la chimenea que constituye el Paso es de tierra y hojarasca, pero luego viene otro trozo más vertical de roca pura. No es fácil, pero hay pequeños escalones antiguos picados y una cadena de ayuda. En unos 05’ podemos haber superado el Paso, aunque eso es siempre relativo, dependiendo del número de personas que componen el grupo, y de su condición física. Pero la cosa aún no se ha acabado, todavía nos queda descender un par de cornisas con hojarasca, en la misma dirección Noreste. Por fin, en unos 08’, nos situamos a los pies del peñascal. Ahora ya tenemos un senderillo que nos dirige hacia la izquierda, Suroeste. En 03’ superamos un colladito en una arista con un grueso pino. Y, en otros 02’, cerramos el circuito junto a la roca con un gran hito, donde antes nos hemos desviado al Pas de sa Paella. En unos 35’ nos situamos de nuevo el Camí de ses Ermites Velles. En 06’ pasamos por Es Bufador. Y en 15’ más, llegamos a los coches aparcados en Ca Madó Pilla.

Duración de la excursión: Unas 4h.22’ de caminar efectivo. Pero yo andaba muy lento vigilando mi pulsímetro. Seguramente sé puede hacer en casi una hora menos.

Dificultad: Difícil*****. Los dos Pasos son muy técnicos. Y el de sa Paella muy aéreo. Así que es una ruta sólo apta para montañeros avezados

Equipo: Un buen equipo de montañas. Botas con suelas que agarren bien. Y, aunque ambos Pasos están equipados, una cuerda puede no estar de más.

Agua: No la hay en toda la ruta.

Ayudas: En la última edición –2013-2014- del mapa de Alpina “Tramuntana Central”, está bien indicada toda la ruta.

¡¡Respetar siempre la naturaleza!!

Palma. Ca’n Pastilla a 19 de Septiembre del 2013.


 
David en el Pas de sa Paella

Mapa de la ruta

Aparcamiento de Ca Madó Pilla

Cruzamos la carretera frente al aparcamiento

En un primer cruce, vamos a la derecha. De frente iríamos al Mirador des Tudons

También a la derecha en el segundo cruce

En esta especie de amplio collado, vamos a la izquierda

El antiguo y bonito camino, aquí ya no ha sido destruido

Llegando a la plazoleta de la Ermita

Por encima de Es Bufador
 
Camí de ses Ermites Velles
A tramos con cierto desnivel a la izquierda


David y Eulalia me esperan, porque hemos de dejar el camino por la derecha.


Otra vista diferente del desvío


Iniciando la subida hacia los Pasos


El nuevo camino está a trozos bastante estropeado


Muro de sostenimiento del camino


Algún tramos es bastante aéreo


Pasamos sobre una sitja


Al cruzar un espolón, giramos a la izquierda


Ascendemos entre rocas y encinas


Dejamos una primera sitja con dos barraques, a la izquierda


El sendero se acerca a los acantilados


Fabuloso mirador "natural". La foto es de Mayo del 2008


Tercera sitja con una gran roca encima


Ascendemos por una ancha canal de tierra y encinas


Nos desviamos a la izquierda, hacia un pequeño collado


Hito en el collado


Horrorosas...


e insultantes pintadas


Continuamos por el sendero entre rocas y encinas


Una arista rocosa nos cierra el paso


Subimos unos metros para atravesar una rosseguera


Salimos de la misma, unos metros por encima de una sitja


Escasos restos de un viejo camino


Subimos diagonal derecha, a salvar un espolón rocoso


Atención al llegar a esta roca con un hito importante encima. Hemos de dejar el sendero que sigue hacia el Pas des Ermitans, y girar a la derecha.


Subimos Sur Suroeste entre rocas y encinas. Eulalia en el recuadro de más arriba


Eulalia en el punto donde ya se ha perfilado la cornisa


Después de un tramos donde la cornisa se ha despejado, volvemos a meternos entre rocas y encinas


Al final de esta rosseguera, hemos de girar a la izquierda


Giramos aún más a la izquierda


Ascendemos duro


Llegamos a un rincón en el acantilado, con una encina. Es el inicio del Pas de sa Paella


Por la derecha se inicia una nueva cornisa. Manel y yo en la foto en 2006


El primer tramo de hojarasca es resbaladizo. La foto es de Noviembre del 2006 con el GEM. Manel Osuna asegurando.


Unos metros más arriba, la cosa se complica


Podemos ascender pegados a la izquierda (flecha azul) donde está el cable. O más cerca de la derecha (flecha roja). Sa Paella en el recuadro.


Junto a David podemos ver unos de los viejos clavos en forma de puente


El último tramo es realmente estrecho y aéreo


Eulalia y yo superando ya el Paso.


Después del Paso faldeamos hacia la derecha, hacia ese hito


Última grimpada


Gran hito en el Camí de s'Arxiduc. Por la derecha hacia la Caseta Refugi. Por la izquierda hacia el Pas des Ermitans.


Eulalia en la Caseta de s'Arxiduc


Que, últimamente, ha sido dignamente restaurada


Regresamos al gran hito, para comenzar a bajar hacia el Pas des Ermitans


Dejamos a la derecha un camino y una sitja


Descendemos en lazadas, por un bonito camino de herradura


No sé muy bien que hace ahí, el hito del recuadro


Otro tramo del hermoso camino


Y uno más


Al llegar al borde del acantilado, el camino tuerce a la izquierda


Pasamos sobre una sitja


Y seguimos en la misma dirección, con la barraca a la derecha, y salvando unos pinos caídos


Unos metros antes de esa sitja sobre un bancal, bajamos por la derecha


Eulalia en el rincón donde se inicia el Pas des Ermitans


Primer trozo de cuerda del Paso


Descendemos por una chimenea rocosa. La foto es del 2006. Subiendo con el GEM


Otra foto del mismo día


El tramo de la cadena y de los escalones picados


Acabando el Paso


Descendiendo por cornisas de hojarasca


Final de las cornisas


Pequeño collado en arista, con un grueso pino
 
 
Cerramos el circuito. Por la flecha azul hemos subido hace unas horas, hacia el Pas de sa Paella.



Palma. Ca'n Pastilla a 19 Septiembre del 2013.

 

22 comentarios:

Fernando dijo...

Le iba a preguntar como se encuentra, pero viendo la ruta elegida, observo con alegría que la recuperación esta avanzando por el buen camino, nunca mejor dicho. Un placer leerle y comprobar que vuelve a dar guerra por allá arriba. Gran descripción, espectacular ruta y pasos muy divertidos. Curioso el detalle de los viejos clavos en forma de puente, nunca me había fijado, será que uno sube muy concentrado mirando al frente. Cuídese mucho, un abrazo.
Fernando (Esquirols)

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Fernando:
Pues sí, parece que mi recuperación progresa bien.
Es normal, al atacar un Paso complicado, nos preocupamos más de nuestra seguridad, que de los pequeños detalles del mismo.
Mil gracias por preocuparte por mi salud.
Un fuerte abrazo,

Dormilón dijo...

Me alegro que estés mejor, gracias por compartir tu tiempo con nosotros.

Antonio Sureda dijo...

Emilio, ¡ole. OLe, y mas OLE!! la montaña ya sufria por no verte!! enhorabuna, es un placer ver que de nuevo estas entre reocasm encinares y los caminos de los que tanto has disfrutado y nos has hecho disfruta.
El pas de sa Paella es uno de los primeros pasos que realice, en aquella ocasion estaba bien mojado y te aseguro que me las vi y me las desee, para superarlo, unavez subida la placa, tuve que colocar una cuerda para ayudar al resto de cordada, alguno subio a rastras como si un saco de patatas se tratara... ne ha traido buenos recuerdos.

Joan Riera dijo...

Hola Emilio, no cal demanar com es troba. L'excursió elegida per a la tornada a la muntanya ho dit tot. No va de bromes. M'alegr de la total recuperació.
Una abraçada.

Josep Ferrer i Nos dijo...

Hola Emilio,
És una alegria tornar-lo a veure trescar per la muntanya i la ruta escollida no podia ser la millor. Enhorabona i endavant!
Una cordial salutació.

JOAN CARLES PALOS NADAL dijo...

Bravo Emilio!!! Veo que has vuelto a la acción y con una excursión de "pinyol vermell". Los viejos "roqueros" nunca mueren... LARGA Y PRÓSPERA VIDA, AMIGO!!!

pmmp dijo...

Enhorabuena Emilio. Veo que tu recuperación va viento en popa, me alegro.

Y más viendo la ruta escogida para el regreso, ningun "paseo agradable" sinó una ruta con todos los ingredientes.

Un fuerte abrazo.

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Gracias "Dormilón", y de nada por lo del tiempo.
Un abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Toni:
Gracias por los ¡¡!oles!! Me siento como un torero.
El Pas de sa Paella mojado, no deber ser ninguna broma.
Un fuerte abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Joan:
Me apetecía mucho descubrir estos pasos a mis hijos. No sé si pequé un poco de imprudente, pero bueno, disfruté un montón.
Un afectuoso abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Josep:
Me sentí muy feliz de regresar a la montaña. Cuando hace tres meses me evacuaban con el helicóptero, pensaba que eso de la montaña, ya se había acabado para mí.
Un fuerte abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola "President":
Un poco durilla resultó la ruta. No sé si fui poco prudente, pero me lo pasé pipa.
Un abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Pedro:
Bueno, un poco agotado sí regresé. Lo que significa que aún me queda trabajo de recuperación. Pero disfruté mucho de la ruta y de la compañía.
Un abrazo,

Llorenç Soler Sastre dijo...

Hola Emilio
Estic ben content de la seva tornada a la muntanya, és una bona senyal... I aquesta volta no és per aficionats. Encara record quan hi varem pujar per aquets passos, seguint les seves instruccions. Salut i força Emilio, per fer camí.

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Muchas gracias Llorenç.
Efectivamente no es un ruta para "aficionados". No sé si fui un poco imprudente, al ser la primera después del susto. Pero a mis hijos David y Eulalia, les apetecía mucho conocer esos dos pasos. Lo pasé muy bien con ellos.
Salud y un abrazo,

manu77 dijo...

Hola Emilio.
Me alegro de que puedas disfrutar nuevamente de la montaña y que compartas esta ruta con los demás, me apetece mucho realizarla.
Un abrazo y que sigas con nuevas aventuras!

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Manu:
Mil gracias por tus palabras.
Y es una ruta muy diversa y deportiva, seguro que la disfrutarás.
Un abrazo,

arni dijo...

ya estamos de nuevo en danza, ME ALEGRO POR TI, ese gusanito de la montaña corroe por dentro si no puede ir a ella.
Por cierto me has abierto el apetito, hace tiempo que no he estado por esos parajes.
un abrazo Arnau.

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Muchas gracias Arnau.
Es ruta no es larga, sirve para una escapada matinal. Y los dos pasos son muy bonitos y deportivos, como sabes.
Un abrazo,

joan dijo...

No sabia lo de l'infart, Emilio. Això passa quant se té es cor gros, però veig que també tens gros es coratge. Després de lo que està caient a Mallorca ja era hora una bona notícia. Segueix així i enhorabona.
Un dels teus seguidors. Joan Maiol

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Joan:
Mil gracias por esas bonitas y afectuosas expresiones.
Sí que estamos sufriendo una tremenda tormenta en Mallorca, pero también de ella nos recuperaremos.
Un afectuoso abrazo,