Punta Lourde-Rocheblave (3.104 mts.)

Punta Lourde-Rocheblave (3.104 mts.)
25 de Julio del 2008

04 septiembre 2011

Morro d'en Pelut. Directa


Se trata de una ruta para montañeros experimentados. Hay que salvar un buen desnivel, y dos dificultades técnicas: la chimenea que hay al inicio de la subida, y la arista final hasta la cima, bastante aérea.
Yo la realicé solo en Septiembre del 2006, ayudado por unas fotos con el itinerario marcado, que Jaume Gelabert, entonces administrador del foro del GEM, había colgado en el mismo. Y ello plantea el interminable debate de lo de hacer “montanismo en solitario”.
Por seguridad, se dice que no deberíamos salir nunca solos a la montaña. Cierto. Pero quien no ha transitado en soledad por la media o alta montaña, no ha experimentado la auténtica comunión con la naturaleza. Allí arriba, a solas, parece como si todos nuestros sentidos se agudizaran: los colores son más intensos, los sonidos nos impactan (el viento entre los árboles suena como las olas del mar), el paisaje se muestra aun más hermoso, los olores (la tierra húmeda, el romero...) nos invaden...
Al fin y al cabo Reinhold Messner ascendió en solitario, muchos de los catorce “ochomiles”. Ni de lejos uno es Messner, pero bueno, tampoco el Morro den Pelut es el Nanga.
Ojo si hacemos la ruta en verano, pues a partir del mediodía, el sol da de pleno en la Coma Fosca o des Ribell, y se convierte en un horno. Lo mejor es salir muy temprano, quizás haciendo, la noche anterior, vivac en la llamada “plataforma del funicular”, como hice yo ese día.
-----------------------------------------------------------------------------
Desde la “Plataforma del Funicular” (Km. 2,1 carretera de Sa Calobra), un claro senderillo, primero Sur y luego Oeste, nos subirá (20’) al Coll des Porxo Esbucat, donde, por su otra ladera (Oeste) se inicia el conocido y bonito Camí des Binis.
En unos 30’ más, el Camí cruza el inicio del Torrent des Gorg des Diners, extremo inferior de la Coma Fosca o des Ribell. Aún caminamos unos metros más por el camino, hasta unos pinos grandes junto al mismo, unos minutos antes de llegar a la Font Subauma. Aquí nos desviamos a la izquierda, y subimos en oblicuo (Suroeste), dejando a nuestra izquierda una especie de ceja rocosa que nos cierra el paso, y llegándonos, por un engorroso tramo de rossegueres y carrizos, hasta los pies de las paredes del Morro (15’).
Veremos en su base dos chimeneas muy juntas, separadas por un pequeño espolón, que dan acceso a una canal bastante vertical llena de carrizos, y hemos de subir por la de la izquierda. Con un poco de técnica, en oposición y utilizando manos y pies, superaremos en un plis plas esta primera dificultad.
Bueno, a por la canal vertical de carrizos. No es difícil. En unos 30’ alcanzaremos una zona en la que se acaba, en una especie de pequeño circo. Tenemos que salir del mismo por la derecha (Oeste), grimpando un poco (hay un par de hitos) en la dirección de una mancha de color rojizo, secuelas de un desprendimiento no muy antiguo. Yo en el primer hito giré a la izquierda hacia la mancha rojiza, junto a ella tomé a la derecha, y luego nuevamente a la izquierda, pasando sobre la mancha, para terminar subiendo por una corta chimenea de carrizos (fácil, aunque su salida es un poco estrecha, y si llevamos una mochila grande, nos la tendremos que quitar, aunque una mochila grande por estos pagos…) En 10’ saldremos a la arista y a la ladera Norte, que sube hasta la cima del Morro.
Hay que ponerse las pilas, tenemos enfrente (Sur) una larga y pesada subida hasta la arista cimera (más o menos una hora).
La mencionada arista que nos separa de la cima, es la segunda dificultad técnica que tenemos que solventar. Existen dos posibilidades: a) subir rectos a ella, según hemos llegado, y recorrerla entera de izquierda a derecha (de Sur a Norte), pero hay algunos “pasos” en que hay que emplear de verdad pies y manos, y son muy aéreos (con un impresionante “patio” sobre la Coma Fosca), o b) dejar la arista a nuestra izquierda (Este), e ir rodeando su base hasta casi su final, donde encontraremos una especie de chimenea, que nos permitirá elevarnos hasta la cima del Morro, aunque los últimos metros, si bien fáciles, también son muy aéreos.
Sea como sea, ya estamos en lo alto del Morro den Pelut (1319 mts.). Nos hemos ganado un buen descanso, y todas las vistas maravillosas que se extienden por debajo de nosotros.
Pero todavía nos queda un largo descenso. Destrepamos de la cima por la chimenea, y avanzamos Sursuroeste dejando a la izquierda (faldeando por ellas a media altura) las últimas estribaciones del Morro, y dirigiéndonos hacia el Coll des Vent (25’), entre las mencionadas estribaciones del Morro y las del Puig Major.
Desde el Coll iniciamos el descenso (N.NE) de la Coma Fosca o des Ribell. Es una bajada larga y dura, primero por rossegueres, y siempre por terreno no muy cómodo (hay algún hito). Descendidos dos tercios de la Coma (una hora desde el Coll des Vent), nos encontraremos frente a un salto importante que hace el torrente (el lecho de la Coma). Hemos de fijarnos bien en una estrecha cornisa que, por la derecha, nos permitirá salvarlo, desgrimpando en vertical los últimos metros.
Y se acabaron las dificultades. En media hora más, nos hallaremos de nuevo en el Cami des Binis. Y por él, por el mismo itinerario del principio, llegaremos, en unos 45’, a la "Plataforma del Funicular".

Duración de la excursión: casi 6 horas de caminar efectivo.

Dificultad: Difícil*****. Dificultades técnicas en la chimenea de inicio, y en la cresta cimera. Pasos muy aéreos. Y la ruta es larga. Por todo ello, sólo recomendada a montañeros experimentados.

Equipo: En invierno un buen equipo de montaña (botas, anoraks, gorro lana, guantes...). Estaremos a más de mil metros, y si nos entra el mal tiempo...Y en verano mucho agua y protección para el sol, pues puede hacer un calor de narices.

Agua: Sólo al principio o al final, en la Font Subauma (de sa balma), en el Camí des Binis, puede que encontremos.

Ayudas: Mapas de Ed. Alpina “Tramuntana Central”y “Discovery Walking Guides Ltd”. “Mallorca North & Mountains”. Pero en ninguno está indicada la “Directa” a la cima.

¡¡Respetar siempre la naturaleza!!

Palma de Mallorca a 7 de Febrero del 2007
.




Mapa de la ruta


Vivac en "plataforma funicular". Al fondo el Puig de ses Vinyes
Camino/sendero al Coll des Porxo Esbucat



Ya más cerca del Coll des Porxo Esbucat

Javier González de Alaiza, en el Camí des Binis


Dejamos el Camí des Binis hacia los pies del Morro d'en Pelut


Itinerario de subida


Itinerarios de subida y bajada


Dos chimeneas al inicio. Por la de la izquierda


A los pies de la chimenea


Chimenea


Pequeño circo al final de la canal de carrizos


Salida del circo


De por allá abajo venimos


Hito a la salida a la ladera Norte


Ladera Norte del Morro. Al fondo la arista cimera


El terreno no siempre es cómodo


Trepando a la arista cimera


Cima del Morro d'en Pelut. Detrás el Puig Major


Descenso del Morro


Faldeando hacia el Coll des Vent


Inicio de la bajada desde el Coll des Vent


Estrecha cornisa por donde salvar el salto


Superando el salto


De por allá arriba venimos

.


Palma. Ca'n Pastilla a 4 de Septiembre del 2011.



14 comentarios:

Kepa dijo...

Genial Emilio, genial!!!! una gran montaña

pmmp dijo...

Un gran subida para una gran montaña. Eso si recuerdo que pasada la chimenea hasta llegar a la arista final se hacía bastante penosa por la inestabilidad del terreno. La parte final es espectacular, montaña en estado puro (por mucho que nos la quieran quitar).

Al respecto de salir a la montaña solos és el eterno dilema pero coincido contigo en que saliendo solo (aun sabiendo el riesgo que se corre) uno disfruta más de la naturaleza y de la tranquilidad y se "fusiona" con la misma. Yo personalmente si quiero desconectar y disfrutar de la naturaleza me voy solo.

Creo que fue cuando subió el Everest en solitario que le hicieron la pregunta Messner sobre si no era muy arriesgado ir solo y Messner contesto: "Tenía un amigo escalador. Un buen día dejó la montaña e inició una vida "normal" con su mujer y sus hijos. Murió el año pasado de un ataque al corazón".

Un Abrazo.

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Gracias Kepa. Sí es una gran montaña. Al menos a los insulares, nos transmite un poco la sensación, de estar en los Pirineos.
Un abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Sí Pedro, a mí también me gusta, de vez en cuando, disfrutar de la soledad de la montaña. Es una sensación muy especial, muy intensa.
Y también lo de arriesgarse o no en esta vida, es muy relativo. Te cuidas mucho, eres muy prudente, no te arriesgas ni un pelo, no haces ni una "locura"... sales un día de casa, das un traspies, y te desnucas con el bordillo, después de haber estado años privándote de fuertes sensaciones, viviendo aburrido a medio gas. En fin.
Un abrazo,

pmmp dijo...

Pues si Emilio, para muestra ayer mismo: Me pegó por la cabeza la "locura" de escalar en solitario la Agulla Forcada del Galatzó.
Es una escalada muy sencilla, de hecho una grimpada de III pero evidentemente no puedes tener ningun fallo. Disfrute de la salida que rematé subiendo una vez más al Galatzó llegando casi de noche a la cima y volviendo con el frontal.
Al llegar a casa y tras haber dejado la mochila me quité los zapatos y al entrar en el cuarto donde tengo el ordenador me pegué el castañazo del siglo porqué mi mujer había fregado. Resultado: tengo la muñeca bastante dolorida hoy pero es que así como caí (me di con la cabeza en el suelo) si llego a encontrar el canto de algun mueble me hubiera podido desnucar.

En fin que nunca sabemos donde puede estar el peligro.

Se pueden asumir riesgos, conociendose a uno mismo y sus posibilidades (no solo en montaña), de lo contrario la vida no tendría ningun aliciente.

Un abrazo.

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Sí Pedro, suele ocurrir, en los sitios más "seguros" acecha el peligro. Yo la caída más dura que he sufrido, en mi más de medio siglo de montaña, ha sido en el Refugio de Respomuso, que me precipité de la litera más alta al suelo, y casi me parto el coxis.
Me gusta mucho éste tu último párrafo: "Se pueden asumir riesgos, conociendose a uno mismo y sus posibilidades (no solo en montaña), de lo contrario la vida no tendría ningun aliciente".
Un fuerte abrazo,

Carlos dijo...

Como montañero aficionado acudo a tus "apuntes" de montaña frecuentemente. He realizado esta excursión 3 veces y es, sin duda, la más espectacular de todas. Saludos.

Ignacio dijo...

Una de las mejores excursiones de Mallorca.
A final de octubre del año pasado, mirando una foto del Morro d'en Pelut parecía claro que había una vía directa hasta arriba. Dit i fet, lo comenté con un amigo y allá fuimos.
Encontrar el camino hacia una cima sin indicaciones de nadie es una de las sensaciones más satisfactorias que te da la montaña. Claro que a veces te encuentras con que lo que parecía un paso no lo es, y tienes que volver por el mismo camino, pero esto es parte del encanto, no se gana siempre.
Otra de las excursiones muy especiales que hay es subir a Ternelles por la coma que da al mar, también la hicimos sin saber si al final se cerraría y tendríamos que volver.

Por todo lo anterior en general prefiero no mirar páginas web de excursiones, pero uno se va haciendo mayor y poder identificar un paso porque lo has visto antes en una foto tiene sus ventajas, quién lo duda.

Enhorabuena por el blog.

coanegra dijo...

D. Emilio, hace ya tiempo que sigo con mayúsculo interés su blog. Hasta hoy no me atreví a realizar ni siquiera un somero comentario sobre sus rutas, y la razón no era otra que la admiración que siento por Ud. me limitaba en mi osadia de realizar un vulgar comentario. pero hoy no puedo, si no mostrarle mi absoluta comunión con su comentario sobre las sensaciones que uno experimenta al salir, en contra de las más sensatas recomendaciones, solo a la montaña. Que sepa que coincido con Ud, en que la montaña y los sentidos son distintos cuando uno se aventura en soledad a realizar una ruta, y además, hoy en día, la tecnología reduce un poco parte los riesgos de las aventuras en solitario.
Un efusivo saludo, y que Dios le dé a Ud. mucha salud para seguir tan joven como demuestra ser.

Toni Sureda dijo...

Hola Emilio, esta ruta la he realizado en descenso (la parte de ascenso, ascendiendo por el pas des Forat, me queda pendiente el ascenderla, pero no dudes que si no me falta salud la ascenderé, El descenso de sa coma des Ribell, la hice también disfrutando como un enano, en esta ocasión había subido al Puig Major por es pas de sa Pomera Borda, la verdad es que el Morro es de lo mejorcito que he caminado, el descenso por la vía directa te sube la adrenalina, sobre todo el inicio del mismo. Y en cuanto a la descripción de la ruta que decirte si sabes que sigo tus pasos en la mayoría de rutas, eres un maestro de la montaña Mallorquina. En cuanto a mi forma de pensar sobre el ir o no sólo a la montaña, aunque comparto vuestras ideas y las entiendo, mi recomendación es "nunca ir sólo" mas que nada por morir en compañía si viene el caso ... porque como bien decís... el peligro y la muerte acecha hasta en la ducha.
saludos y abrazos a repartir.

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Muchas gracias Carlos. Y comparto contigo, que esta "Directa" al Morro d'en Pelut, es una de las rutas más espectaculares de Tramuntana.
Un abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Ignacio:
Es cierto, es una gran satisfacción explorar una ruta, un acceso a cima, sin disponer de muchas referencias. A veces te metes en una embarcada, pero eso es parte del juego. Y si aciertas, la satisfacción es algo muy especial.
Dutrante muchos años, me he dedicado a explorar, a descubrir nuevos itinerarios, a veces solo, y otras acompañado por muy buenos compañeros de cordada: mi fallecido hermano Miguel, Manel Osuna, Fina Boada, Javier González de Alaiza... Todavía lo sigo haciendo, aunque reconozco que menos, pues mi edad, 69 tacos, me detiene ya un poco. Pero bueno, que me quiten lo bailado.
Un abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Apreciado "Coanegra":
Me abrumas con tus bonitos elogios. Pero, por favor, escribe cualquier comentario que se te acurra, siempre será bien recibido, incluso si es desfavorable. Soy una persona más sencilla y normal, de lo que pueda parecerte.
Y por supuesto, estar por ahí arriba en soledad, en comunión absoluta con la naturaleza, es una sensación de plenitud, que sólo podemos entender, me temo, los que la hemos experimentado a veces.
Un afectuoso abrazo,

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Hola Toni: Siempre tan amable y afectuoso.
Si, recuerdo en tu magnífica Web, vuestro ascenso por el Pas des Forat, ahí aprendí que para ascender al Pas, hay una chimenea más a la derecha, y seguramente mejor, de la que yo empleaba más a la izquierda. Y así lo mencioné en mi Blog.
Bueno, morir en buena compañia, debe de ser más agradable. Pero soy de la opinión de que de ese trance, de la vida a la muerte, nadie sabemos nada, pues de los que lo transitaron, jamás hemos vuelto a saber.
Un fuerte abrazo,